Luciérnaga, 3

La tercera noche apareció una segunda moza que se puso más allá. Y yo la aproveché para que su luz quedara desenfocada al fondo. La protagonista volvía a estar colgando de una púa de pino, no sé si con su primer par de patas o con la boca.


1 comentari: