No todo es coser y cantar

Fotografiar el nacimiento de una mariposa no es fácil, no por dificultades técnicas, sino por causas naturales. Más de la mitad de las orugas que cuidé con mucho esmero estaban parasitadas por unas larvas (de mosca según mi experto de cabecera) que acabaron con ellas en su fase de metamorfosis. Eso que se ve es el hilo por el que la larva abandonó la crisálide. La larva se va comiendo la oruga dejando para el final los órganos vitales, y luego sale para hacer su propia metamorfosis, de lo que puedo dar fe porque las encontré todas a los pies de las crisálides perjudicadas.
Snif.
Luego salieron moscas la mar de ufanas, todas menos una. Al menos sirvió de algo tanto disgusto.

8 comentaris:

  1. Hauràs de practicar la fotografia microscòpica i no la macroscòpica, i així, poder ensenyar-nos el desenvolupament d'aquestes mosquetes, no? ;-)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es una idea, encara que no sé jo si m'agraden tant les mosques com per fotografiar-les, jeje

      Elimina
  2. Y dicen que la naturaleza es sabia?????????

    ResponElimina
    Respostes
    1. Claro que es sabia, las moscas también tienen su sitio en la naturaleza, sin ellas no vivirían muchos otros bichos que se las comen...

      Elimina
  3. pues necesito que la sabia naturaleza me envie la solucion para los mosquitos, porque ellos me quieren comer a mi precisamente.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Crea un microclima donde las golondrinas, los murciélagos, los petirrojos y las libélulas estén a gusto. Todos son insectívoros...

      Elimina
  4. Es una pena... que el esfuerzo y el trabajo no se pueda ver recompensado pero siempre hay que pensar que habrá más oportunidades ¡ánimo! y a por la siguiente un beso de LOOKING THROUGH

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hola tocaya, el esfuerzo sí fue compensado, mira las series de los nacimientos que he conseguido. Otra cosa es que de doce posibles series solamente haya podido hacer dos...

      Elimina