Ostras, una libélula!

El año pasado las perseguía día sí, día también. Este año no he perseguido ninguna, ni esta, que vino a la piscina a buscarme... :-)

4 comentaris:

  1. Las libelulas se sienten amigas de la familia Cobos y por eso os buscan a los dos, a ti y a tu padre.

    ResponElimina
  2. ¡Ohhh, qué macro tan extraordinario has conseguido! y eso que ella vino a tí :)
    Un beso.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bueno, diría que venía a buscar los mosquitos que danzan encima del agua, jeje...

      Elimina