Serie Nocturnas: mirando tan arriba que hay que doblar el cuello...

Esta es mi primera fotografía nocturna mínimamente decente, y estoy muy contenta por el logro. Mis circunstancias y mi equipo son los que son, y haber conseguido atisbar la Via Láctea por mi misma me alegra mucho. Espero que sirva de referencia para una trayectoria que vaya a más. Aunque, como todo inicio que se precie, la mejor toma de la primera sesión fue precisamente la primera, jeje.
Está hecha desde el mismo emplazamiento de la anterior, en la ladera de la montaña "magníficamente" contaminada por la luz de toooooooooooda la área metropolitana, una noche de verano.

2 comentaris:

  1. en tu pueblo hay mas estrellas que en el mio,ufffffff.
    im pre sio nan te.

    ResponElimina
  2. En tu pueblo hay las mismas estrellas, pero más árboles, jeje

    ResponElimina