Reportera por un día, el comedero casero

Tal como comenté hace unos días, hace más de un mes que cuido concienzudamente este "comedero" en casa. Después de poner alpiste diariamente he conseguido que todo un grupo de gorriones vengan cada día y se den un atraconcito. La idea es que ellos cojan confianza, y cuando nosotros ya no estemos todo el día en la terraza, vengan otras especies.
El comedero primario es un trozo de corcho puesto encima de un carrito de lavabo. Lo sé, más cutre no puede ser, pero ha funcionado. Lo pongo cada día un poco más cerca de la fachada y si empieza un interesantísimo partido de fútbol entre niños, lo quito de enmedio en un segundo.
Detalle del corcho. Se trata de media corteza de encina. Tiene muchos recovecos perfectos para poner comida.
Hace unos días que he montado el comedero oficial. Se trata de dos caballetes, una placa de poliespan, y una bandeja de maletero de coche. Ahí he puesto unos primeros trozos de madera y unos musgos, y agua.
La idea es levantar lo mínimo la persiana del comedor y la cortina, abrir lo mínimo la balconera, lo justo para sacar el tele y fotografiar lo que se tercie tan ricamente desde dentro de casa. Este es el encuadre que tendrá el futuro comedero. Falta inventarse un fondo, pero todo se andará.

Y finalmente, después de unos días de ignorarlo por completo, hoy los gorriones se han dignado a inspeccionar el nuevo comedero. Sin levantar la cortina he podido dejar constancia de este hecho histórico sin precedente en la historia de mundo mundial, jaaaaaa, con la ilusión de que sea el principio de una larga etapa de fotografía ornitológica.

Expertos expertísimos, qué más he de hacer o dejar de hacer para que el comedero funcione?

5 comentaris:

  1. A cuanto les cobras el menú???
    un comedero genial, eso si, el hide es algo grande... y macizo :-D
    Felicitats Sussss, segur que t'en surts!!!

    ResponElimina
  2. No tendrías precio como escaparatista, estarías cotizadísima!Menudo escenario te has montado!La primera versión, la doméstica, es también genial a la vez que práctica.
    Los gorriones son malos compañeros de comedero, deberías hacer lo posible para que entraran otras especies (si crees que es posible y las hay en los alrededores). Puedes intentar cambiarles la dieta (gusanitos blancos o asticots) para favorecer a los insectívoros o quizás atraerlos previamente con reclamos hasta que descubran este pantagruélico comedero y se vuelvan adictos.

    ResponElimina
  3. Gracias Nacho por el comentario. No sabía que los gorriones fueran malos compañeros. Yo he visto por aquí carboneros, algún petirojo y mirlos, muchos mirlos, son más abundantes que los gorriones.

    ResponElimina
  4. Hola, y felicidades por la iniciativa.

    Yo tengo comederos en el patio de casa y conviven y se alternan tan ricamente gorriones con otras especies sin ningún problema.
    No creo que te hagan falta muchos consejos, quizá que el comedero esté cerca de algún posadero para que las aves sientan la seguridad de poder observar primero y tengan un sitio donde escapar si notan peligro. Quizá diversificar la dieta tambien ayude, aunque supongo que eso ya lo tienes pensado, y también diversificar los puntos de alimentación, aunque no estén pensados para hacer fotografías. Dos o tres puntos de alimentación crearán ambientillo y atraeran a diversas especies (alimento colgado en redes, por ejemplo).
    Los pasteles de grasa y frutos o insectos tienen mucho éxito. Las pasadas navidades trituramos los turrones que nadie se come en casa y fueron un exitazo (sobretodo los de yema y los más blanditos). Los túrdidos se los zampaban con deleite.
    Lo que sí tengo comprobado es que se sienten mucho más seguros si tienen plantas o arbolillos cerca del comedero.

    Mucha suerte.

    ResponElimina
  5. Ah, por cierto. Yo desapruebo siempre y en cualquier circunstancia el uso de reclamos.

    ResponElimina