Va de bichos

Porque coges la mochila, te vas a fotografiar florecitas, y sabes que una cosa que te puede pasar es que encuentres bichos.
Normal.
Es primavera.

Lo que no sé yo si es muy normal es estar absorta fotografiando unas aguileñas, acabar, girarse y ver venir un jabalí INMENSO, xino-xano, con andar cansino, pero directo a mi.




No sé cómo conseguí fotografiarlo. Recuerdo que pensé en qué hacer, gritar, no gritar, subirme en una gran piedra que tenía al lado; andar, no andar, correr, no correr... Llegó, me pasó, me olió, se giró, me husmeó medio minuto interminable... Se me ocurrió irme lentamente sin volver la vista atrás y fue buena idea. Cuando conseguí superar el susto me giré y el bicho había reemprendido su camino, xino-xano, hacia el coche. Como se me pasaron de golpe las ganas de fotografiar lo seguí de lejos, muy lejos, y al final conseguí llegar hasta el coche. Tuve que estar una hora admirando cómo se paraba en toooodos los rincones del camino. Gggrrr.

Inicio de una nueva etapa

Inicio un blog de fotografías de naturaleza (y excepciones, je). 
Más de excepciones que de naturaleza.
Público. 
Abierto.
Seguro que hago bien?

Espero que sí.